C/ Feria 42- Entreplanta 2ª, Apartado de Correos 158, 02005 Albacete Tel. 967 234 000/967 225 475 secretaria@enferalba.com
Portada > Comunicación

SE CUMPLEN 110 AÑOS DE LA PUBLICACIÓN DEL BOLETÍN DE LOS COLEGIOS DE PRACTICANTES DE MEDICINA Y CIRUGÍA: ÓRGANO OFICIAL DE LOS COLEGIOS UNIDOS

Autores:

Álvarez Nebreda, Carlos C.(*)

Ávila Olivares, Juan Antonio (*) Secretario del Colegio Oficial de Enfermeras de Alicante

 (*) Enfermeros y doctores por las Universidades: Complutense y de Alicante.

 

l 15 de noviembre de 1907 ve la luz un nuevo periódico de la clase de los practicantes, El Boletín de los Colegios de Practicantes de Medicina y Cirugía: Órgano Oficial de los Colegios Unidos. Se acaban de cumplir ciento diez años de tan importante noticia y consideramos que esta efeméride, bien merece dedicarle unas líneas como reconocimiento al esfuerzo realizado por nuestros ancestros.

Como dice el Dr. Lasarte en su tesis doctoral titulada La prensa de las profesiones auxiliares sanitarias en Andalucía. Estudio socioprofesional (1916-1939): “El periodismo de los auxiliares sanitarios (practicantes, matronas y enfermeras)... fue considerado como un instrumento para crear conciencia profesional y para informar sobre los problemas que estos colectivos tenían planteados. Sin embargo existe una sequía de estudios historiográficos que alumbren e informen sobre el origen, desarrollo y problemas para la supervivencia de estas revistas, que en la actualidad constituyen unas fuentes documentales difíciles de localizar, sobre todo en lo que respecta a colecciones completas”.

 

Compartimos esta reflexión, razón por la que queremos aportar, en la medida de nuestras posibilidades, algo de luz sobre esta revista que en un momento crucial para la profesión, en la que los colegios no tenían la condición de oficiales, lo que suponía una limitación importante de medios económicos para su funcionamiento, y la organización de las distintas asociaciones estaban absolutamente dispersas por toda la geografía española, este boletín, se convirtió en el instrumento principal de los practicantes a los efectos de homogeneizar el mensaje, unificar las reivindicaciones, visualizar la profesión, formar a los propios profesionales y servir, además, como elemento de denuncia frente al intrusismo.

 

En la Asamblea de Practicantes celebrada en Madrid en mayo de 1907, se suscitó el debate sobre la necesidad de crear un boletín único, centralizado, de toda la clase de practicantes. La iniciativa corrió a cargo del representante de Valencia Sr. Fortich, sin embargo, esta propuesta no fue aprobada en la asamblea, probablemente por la presión ejercida por otros periódicos de “la clase” que se editaban en provincias, La Cirugía Menor, El Practicante Moderno o incluso el propio Practicante Valenciano.

 

El debate venía de antes, así en la asamblea de 1905, se propuso que el periódico El Practicante Moderno quedara como órgano de expresión de todos los colegios y La Cirugía Menor como órgano científico, pero tras un largo debate, se acordó lo siguiente: “Que ninguno de los dos periódicos profesionales que á la sazón se publican, ostenten la representación oficial de la clase y la creación de un Boletín Oficial donde se inserten las actas, acuerdos, documentos y cuentas de la Asociación General de Practicantes de España. Dicho Boletín se registrará con marca de fábrica y se repartirá gratis á todos los asociados”.

 

Estos fueron los preámbulos del boletín que probablemente más y mejor información nos aporta a los que hacemos de la enfermería motivo de estudio e investigación, un boletín del que sabemos que se llegaron a publicar hasta 334 números, dejándose de publicar en julio de 1936, coincidiendo con el alzamiento militar y que nos aporta un numero importantísimo de actas y documentos que han servido de base, no solo para la elaboración de un número importante de tesis doctorales, sino que han puesto negro sobre blanco durante un periodo de 30 años que nos permite conocer, con más detalle, la evolución de la profesión enfermera. Sirva como dato de interés, en el año 1911 la tirada era de 3.000 ejemplares

 

La ficha técnica del primer número del Boletín es la siguiente (Álvarez, 2010):

  • Título: Boletín de los Colegios de Practicantes de Medicina y Cirugía (Madrid).
  • Subtítulo: Órgano Oficial de los Colegios Unidos.
  • Edita: Los Colegios de Valencia, Málaga, Álava, Teruel, Orgaz (Toledo) y Madrid.
  • Director: Pascual Tarrero Lascuraín.
  • Redactores: La Junta Directiva del Colegio Central y los Sres. Presidentes de los Colegios propietarios.
  • Fecha del primer número localizado: Año I. núm 1. 15 de noviembre de 1907.
  • Último número localizado: núm. 334 de julio de 1936.
  • Periodicidad: Mensual.
  • Se publica los días 15 de cada mes.
  • Precio de suscripción: Los Colegios Unidos: 15 céntimos por ejemplar. Particulares 2 pesetas/año. Los primeros suscriptores son los Colegios de Valladolid, Sevilla, Toledo, Palencia, Benavente (Zamora) y Barcelona.

 

Fue su primer director el nuevo presidente del Colegio de Madrid, Pascual Tarrero Lascuraín (Madrid 17/06/1878-26/09/1927)[1] (Fundación, 1927), periodista, redactor taurino de La Correspondencia de España a su muerte, además de practicante de la Casa de Socorro del distrito de Chamberí (Ayuntamiento, 1923), elegido presidente tras la dimisión de Carlos Chíes Castilla, también periodista. En la necrológica que publicó el diario ABC de Madrid tras su fallecimiento se recogen algunos datos biográficos de indudable interés para completar su biografía: “Periodista que dedicó a su profesión todas las actividades de su vida de infatigable trabajador. Actualmente era redactor de La Nación. Durante muchos años formó parte de la redacción de La Correspondencia de España, y anteriormente de la de El Globo, y de algunas agencias periodísticas”.

Fue también corresponsal de varios periódicos de provincias y desde su juventud, se consagró por completo al periodismo, que no abandonó un solo momento. Sus últimos trabajos de crítica taurina son muy recientes, pues Pascual Tarrero no quiso abandonar la pluma ni en los momentos en que su naturaleza, minada por cruel enfermedad, se rendía al esfuerzo de la labor diaria.

 

Todos los compañeros de profesión de Pascual Tarrero sentirán gran pesadumbre por la noticia gran pesadumbre por la noticia de su muerte, pues su bondad, su trato jovial, su gran ingenio, que hacía sabrosísimos relatos y conversaciones, le hicieron amigo entrañable de todos. Perteneció al Cuerpo de Practicantes de la Armada y abandonada en sus comienzos esta carrera, puso en todo momento su práctica y sus conocimientos, sin el menor lucro, al servicio de cuantas solicitudes le dirigieron sus amigos, los periodistas.

 

A su viuda e hijos expresamos, con motivo de la dolorosa pérdida, nuestro pésame más sentido[2].

 

 

El nuevo presidente sabía del poder de la información y creía firmemente que es el medio más efectivo para cohesionar una organización y para trasladar los anhelos y reivindicaciones de ésta y de sus miembros a la opinión pública y a los pináculos del poder. Así pues, potenciará y cuidará con esmero el boletín y los artículos destinados a motivar y estimular la acción colegial en pro de la consecución de las tan reiteradamente expuestas aspiraciones profesionales. De todo ello, deja prueba explícita en el primer editorial del Boletín:

 

                “La idea de la publicación de un Boletín Oficial ha constituido constantemente entre la clase una nobilísima aspiración, acariciada siempre con perseverante empeño.

 

Múltiples dificultades de naturaleza diversa han impedido por dilatado espacio de tiempo, que esta legítima aspiración se convirtiera en realidad, y contingencias sucesivas en el transcurso del tiempo también, han evidenciado cada día más persistentemente su previsora necesidad.

 

Sería de por sí esta única manifestación causa suficiente para prestablecer garantizadas condiciones de utilidad á la presente iniciativa, porque realmente las reformas más justificadas son siempre aquellas que reclama la opinión pública; pero conviene á nuestros propósitos dejar clara y taxativamente especificado su objeto y fin.

 

El factor esencial para la consecución de nuestros comunes ideales de progreso y prosperidad es indiscutiblemente la Unión, y este es el fin remoto, el ideal á que aspira el Boletín de los Colegios Unidos, que desde luego obtiene y asegura, como  objeto próximo y mediato, sólida convivencia, que fructificará seguramente a abrigo de íntima, constante y recíproca comunicación”.[3]

 

 

Queda evidenciado con firmeza y precisión el papel que va a jugar la nueva publicación en la misión de unir por medio de la información a los dispersos practicantes de principios del S. XX, principio esencial para el ansiado desarrollo y progreso profesional de la “Clase de los practicantes”. Pero hemos de señalar también la relevancia de su propia existencia, ejemplo y guía de las publicaciones que, como órganos particulares de los Colegios surgidos a la luz de sus proclamas corporativistas, se fueron creando paulatinamente en provincias. De varios de ellos aparecen en sus páginas las actas de su creación, como es el caso de los Colegios de Alicante, Valladolid, Benavente (Zamora), etc., convirtiendo esta  publicación en una fuente de máximo interés para la investigación histórica de la profesión.

 

En su devenir histórico ha marcado un camino de eminente relevancia, sus noticias eran constantes sobre la modificación y ampliación de las enseñanzas, tanto de las regladas, como de la formación continuada, estimulaba a los profesionales a asociarse y construir colegios como ya lo habían hecho sus maestros, los médicos. Servía también como instrumento para denunciar las malas condiciones laborales, el intrusismo, su lucha por la creación de empleo era constante, en el ámbito público y privado.

 

No es posible entender los antecedentes de la génesis de los colegios profesionales sin la aportación de este Boletín.

Hoy sigue dando un gran servicio a los enfermeros sirviendo como base documental para la elaboración de no pocas tesis doctorales.

 

Vaya desde estas breves líneas un pequeño pero sentido reconocimiento y homenaje a todos los que, en condiciones mucho peores que las nuestras, hicieron de la enfermería motivo de estudio e investigación y sentaron las bases para que lo que antes era un oficio, hoy sea una profesión.    

 

Bibliografía:

Álvarez Nebreda, Carlos Cesar. Catálogo de publicaciones periódicas enfermeras (1864-1977). Ed. Colegio Oficial de Enfermería de Madrid. Madrid. 2010.

Ávila Olivares, José Antonio. Evolución histórica del movimiento colegial de Enfermería: El colegio de Alicante [tesis doctoral]. Universidad de Alicante, 2011.

Ayuntamiento de Madrid. Relaciones de Personal Administrativo, Facultativo y Subalterno del interior y del ensanche, con expresión de las dependencias donde presta servicio. Imprenta Municipal. Madrid, 1923. Pág 23. Disponible en:

file:///C:/Users/Usuario/Downloads/ia_390.pdf (Consultado el 29 de noviembre de 2017).

Fundación Pablo Iglesias.  AM/Madrid (Padrones); Archivo AP/Madrid; AL. ES 1928; ES 27.IX.1927. Disponible en: http://www.fpabloiglesias.es/archivo-y-biblioteca/diccionario-biografico/biografias/4957_tarrero-lascurain-pascual (Consultado 28 noviembre 2017).

 

 

[1] La semblanza biográfica que figura en el Archivo de la Fundación Pablo Iglesias alude a su condición de Periodista y practicante de la Mutualidad Obrera de la Casa del Pueblo de Madrid desde su fundación. Trabajó en las redacciones de La Correspondencia de España y La Nación. Jefe administrativo de la Casa de Socorro de Chamberí como funcionario municipal. Miembro de la UGT y afiliado a la AS de Madrid, donde falleció el 26 de septiembre de 1927.

[2] ABC. Pág. 26. Madrid, 27/09/1927.

[3] Boletín de los Colegios de Practicantes de Medicina y Cirugía 1907; (1): 3.

Últimos artículos publicados
Archivo
noviembre 2018  (8)
agosto 2018  (7)
mayo 2018  (6)
abril 2018  (10)
septiembre 2017  (11)
julio 2017  (19)
diciembre 2016  (22)
junio 2016  (10)
marzo 2016  (10)
febrero 2016  (17)
enero 2016  (16)
octubre 2015  (20)
Arriba Volver Atrás
Enferalba

C/ Feria 42- Entreplanta 2ª,
Apartado de Correos 158,
02005 Albacete

Tel. 967 234 000/967 225 475

secretaria@enferalba.com

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web.

La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias.

Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso.

En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web.

Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.